Su búsqueda "Grand Cru"

Henri Bourgeois en Grand Cru

VAL DE LOIRE

Al norte de Bordeaux, esta región se caracteriza por producir los mejores y más complejos Sauvignon Blanc del mundo, como Sancerre y Poully-Fumé. Son vinos secos, muy aromáticos, herbáceos y refrescantes. También se producen muy buenos tintos de la variedad Cabernet Franc.

Henri Bourgeois

En la región de Pouilly-Fumé sobresalen los blancos de Henri Bourgeois, elaborados con cuidadosas selecciones de las mejores uvas de la región. Sus viñedos se emplazan en las mejores laderas de Sancerre y Pouilly Fumé. La familia Henri Bourgeois lleva diez generaciones en la producción vitícola y un minucioso trabajo para lograr vinos de excelente calidad y prestigio internacional. La finca está situada en el famoso pueblo de Chavignol, reconocido por sus vinos y por el queso de cabra, el “Crottin de Chavignol”.

Los vinos de la bodega

Sus Sauvignon Blanc son excepcionales, representan la tipicidad varietal de la región y las mejores cualidades de Valle de Loira. Entre sus exponentes, destacamos Sancerre Les Baronnes Blanc 2011, un vino complejo, fresco, muy aromático; Sancerre Le MD 2011, que seduce por su gran personalidad y, si hay algo para remarcar es que gana complejidad con la guarda. Y también vale la pena descubrir la elegancia del Poully Fumé 2011 muy fresco y persistente, que va de maravillas con pescados, mariscos, queso de cabra y platos elaborados con carnes blancas.

A prepararse para disfrutar del verano con estos típicos Sauvignon Blanc franceses que invitan a compartir una copa en los días más cálidos de la temporada.

Gevrey Chambertin con el prestigio de los Grands Crus

A pocos kilómetros de la ciudad de Dijon, se encuentra Gevrey Chambertin, un pueblito de menos de 3000 habitantes con un viñedo de apenas unas 300 hectáreas, donde se producen 9 de los 33 Grands Crus de La Bourgogne, lo que lo convierte en una de las zonas de mayor prestigio de la región, e incluso del mundo.

 

Todos los vinos tintos son elaborados a partir de Pinot Noir, que en este terruño particular, produce generalmente vinos de mayor concentación, cuerpo y firmeza que en el resto de la Bourgogne, con gran potencial de guarda. Es conocido como el vino de Napoleón Bonaparte, pues además del Champagne, este era el vino favorito del emperador.

El vino recomendado de la semana, es el Gevrey Chambertin 2011 de Bouchard Pére et Fils, un excelente representante de la denominación. De color cereza brillante, una nariz llena de frutillas y frambuesas dulces, acompañadas por delicadas notas de grafito y los aromas terrosos y complejos típicos de su terroir de procedencia. En boca es fresco, de textura sedosa, complejo y de largo final, ideal para acompañar platos delicados a base de cordero, o un cremoso risotto de hongos.

Bordeaux, cuna de los grandes vinos franceses

 Bordeaux, en la región de Aquitaine, al suroeste de Francia, es la segunda región productora de vinos del país (sólo por detrás del Languedoc, productora de vinos  de consumo masivol). Junto a la Bourgogne y Champagne, es la más afamada del mundo vitivinícola. De sus viñedos –aproximadamente 120.000 hectáreas– provienen muchos de los más grandes vinos del mundo. 

 Hablar del vino de Bordeaux es hablar de tradición, los bordeleses fueron los pioneros en clasificar sus vinos con Denominaciones de Origen (AOC por sus siglas en francés). Francia y Bordeaux especialmente, tiene el sistema más complejo de denominación de origen que busca proteger el terroir, la tradición, los métodos de elaboración y especialmente la calidad del vino.

Bordeaux produce todo tipo de vinos, de todas las calidades y todos los precios, desde vinos de mesa hasta los Grand Crus. Se producen vinos tranquilos blancos, tintos, rosados, dulces y hasta espumantes como el Crémant de Bordeaux.

A diferencia de Bourgogne, Bordeaux, siempre ha defendido el concepto de “Assemblage“, corte o blend de diferentes cepas. Los tintos se elaboran con una mezcla de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Merlot y varían según la región, pero también se utilizan otras cepas en menor proporción como Petit Verdot y Malbec. Los blancos, tanto dulces como secos, se elaboran a partir de Sauvignon Blanc y Semillón.

 Hoy existen 57 AOC entre todas las subregiones, entre ellas, las más famosas son Margaux, Saint Julien, Saint Estèphe y Pauillac, en el Haut Médoc, en la orilla izquierda de la Gironde, el río que atraviesa la región, desde unos kilómetros antes donde se unen sus principales afluentes, el Garonne y La Dordogne.

 Del Haut Médoc vienen cuatro de los cinco Grand Crus Classées de Bordeaux, clasificados en 1855. Estos son: Château Margaux, Château Mouton Rothschild, Château Latour y Château Lafite Rothschild, que se encuentran sin duda entre los mejores vinos del planeta. En la margen izquierda del río, la Cabernet Sauvignon es la cepa que compone el mayor porcentaje de los cortes, son vinos potentes, concentrados, con aromas a cuero, chocolate y especias, mientras que del lado derecho, prima el Merlot, produciendo vinos más sutiles, frutados y elegantes, con notas a cassis y regaliz. De este lado del Garonne, las regiones más importantes son Saint Emilion y Pomerol, cuna de otros de los grandes vinos como Château Cheval Blanc y Château Petrus respectivamente.

 Al sur de la ciudad, al margen de la Dordogne, están las AOC Graves y Pessac Léognan, donde también se producen vinos muy famosos, entre ellos muchos blancos secos, y en Pessac se encuentra Château Haut Brion, el quinto Grand Cru, con dos etiquetas, una de tinto y una de blanco y su segunda marca.

Finalmente, de postre, pegada a la AOC Graves, esta la AOC Sauternes, de donde vienen los vinos dulces más famosos de la tierra, son siempre blancos,  de uvas botritizadas, es decir con podredumbre noble,  método por el cual las uvas concentran azúcar y pierden humedad, para lograr un vino con mucho azúcar residual, de color dorado y una nariz llena de miel, cítricos y flores secas que evoluciona muy bien a lo largo de los años. De ahí el mítico Château d’Yquem, máximo exponente de esta región.

 Bordeaux es una región mágica,  sus suaves colinas cubiertas de viñedos, sus pueblitos medievales, los Chateaux  lado y lado de los caminos y sus incomparables vinos. Su tradición centenaria ha servido de inspiración a miles de enólogos de todo el mundo, que han querido replicar la elegancia, complejidad y potencial de guarda de sus grandes vinos en todos los rincones del planeta.

 Cada día son mejores los vinos que se producen en todo el mundo, y hay millones de vinos excelentes por todas partes, pero el Viejo Mundo nunca dejará de ser el lugar donde empezó todo, y Bordeaux siempre será Bordeaux, la capital mundial del vino.

Vinexpo 2013

 

La semana pasada tuvo lugar en la hermosa y antigua ciudad de Bordeaux, en Francia,  Vinexpo, uno de los eventos más importantes del mundo del vino a nivel internacional.   Se celebra cada dos años en Bordeaux y, los años intermedios, en Hong Kong. Se trata de una feria de proporciones descomunales donde se dan cita miles de expositores de todo el mundo. Una feria de profesionales, para profesionales, a la que sólo es posible acceder con invitación. 

Recorriendo sus corredores, sus salas de conferencias y degustaciones, es posible encontrarse con las personalidades más grandes del mundo del vino, infinidad de enólogos, winemakers, negociants y sommeliers, entre muchos otros. La feria es una gran oportunidad para hacer negocios, contactos y, sobre todo, conocer y probar vinos de todos los rincones del planeta.

En cinco días de feria, arrancando a las 8 am, tuve el privilegio de probar una enorme variedad de etiquetas del Nuevo y del Viejo Mundo, desde los legendarios e imbatibles Grand Crus de Bordeaux, Bourgogne y otros de la Vallée du Rhône, pasando por los grandes vinos españoles como Vega Sicilia y Pingus, los mejores vinos de Italia, Chiantis, Barolos, Prossecos, y algunos supertoscanos, hasta vinos de países productores  no tradicionales como Bulgaria, Rumania y Turquía, que cada día merecen más atención, e inclusive, unos más extraños y exóticos como México, Brasil y China, éste último, a gran velocidad se está convirtiendo en uno de los mayores productores de vino a nivel global. 

Por supuesto, la Argentina estuvo bien representada también, con una muestra de varias bodegas, grandes y chicas, que llevaron sus mejores vinos para dar a conocerlos al consumidor internacional. Por ejemplo, nos encontramos con David Bonomi, enólogo de Doña Paula, quien nos ofreció degustar los nuevos Malbec top de la bodega –Parcels–, que están próximos a salir al mercado y que tendremos en Grand Cru. Nos encontramos otras personalidades como Agustina de Alba, Sebastián Zuccardi, Laura Catena, y hasta el mismísimo Michel Rolland, todos embajadores del vino argentino. 

Para el que ama el vino y está en su mundo, hay pocas experiencias tan importantes y enriquecedoras como asistir a un evento como Vinexpo. Para mí, haber ido por primera vez, me hizo prometer que nunca voy a faltar a ninguna…

Por David Fonseca.

Vinos ícono de la Argentina

¿Qué es un vino ícono? Son los vinos estrella, las vedettes de cada bodega. Detrás de cada etiqueta hay un cuidadoso trabajo y un estilo perfectamente logrado por cada enólogo. En ellos se  plasma toda la dedicación y pasión de las bodegas. Se conocen como “perlitas” y son los elegidos para descorchar en momentos únicos.

Hay muchas razones para elegirlos: porque  transforman las ocasiones en especiales, son bienvenidos en todas las celebraciones, son vinos para coleccionar, uno queda como un duque si los regala y conocerlos es toda una experiencia. A tomar nota de esta guía de vinos emblemáticos para elegir la propuesta que más te gusta.

 

Doña Paula Selección de Bodega Malbec 2008

Este Malbec ultra primum de Doña Paula es un assemblage de la variedad de los mejores viñedos de la bodega, situados en Ugarteche, Altamira y Gualtallary, en Mendoza. Representa la máxima expresión del Malbec argentino  y se elabora en cosechas excepcionales y  en ediciones limitadas.  A la vista, impacta por su color violeta profundo. En nariz seducen sus aromas a frutos del bosque, notas de grafito, cereza negra y especias.  Estructura, concentración y elegancia son las tres principales características de este vino en el paladar.

Climax Blend 2009

En Gulatallary, Valle de Uco, nace este exponente único de Zorzal Wines, elaborado por los hermanos Michelini. Toda la pasión, frescura e inigualable combinación de  tierra, clima y experiencia se reúnen en este interesante corte de Malbec, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon. Es súper complejo,  en nariz se siente fresco por sus notas mentoladas, además se perciben pimientos y ciruela. En boca es fresco, de taninos filosos y texturados, con un largo final.

Black Tears 2008

Un gran Top Wine de Bodega Tapiz. Intenso, seductor y de sabor memorable. En nariz se aprecian sus aromas delicados a higos y frutos rojos secos, con destellos florales y mentolados. En boca tiene una entrada de taninos dulces de buena intensidad y notas licorosas con un largo y cremoso final. Su crianza de 24 meses en barricas de roble francés anuncia un gran potencial de guarda. Un ejemplar con una personalidad admirable.

Gran Corte 2009

Es la línea de alta gama de la bodega Pulenta Estate. Tiene una gran concentración, es elegante, complejo  y de noble final. Una joyita para beber ahora o esperarlo, tiene enorme potencial de guarda y en su estructura anticipa una evolución increíble. Fue uno de los grandes elogiados en el Concurso Consumer ´s Choice de Jumbo 2012. Es sofisticado y delicadísimo.

Semana Francesa

Para conmemorar la revolución francesa qué mejor que beber vinos tintos y blancos de diferentes denominaciones de origen de Francia, pero siempre con esa elegancia que los caracteriza.

 Esta maravillosa región tiene sin lugar a dudas los mejores y más variados vinos del planeta. Estos son complejos, finos y con una marcada personalidad, donde hay siempre una buena opción para cada situación. Desde el cálido sur hasta el clima extremadamente frío del norte, la cultura francesa no solo se destaca por la enología, sino que también probablemente los franceses tengan la mejor y más rica gastronomía mundial.

Empezando por Chablis, se destaca el productor William Fèvre con su Premier Cru Fourchaume 2007.Este Primer cultivo es uno de los más grandes de la apelación y del cual salen los mejores exponentes de Chablis. De nariz súper mineral y cítrica, en boca se muestra ágil, con una gran acidez y  un final fresco y chispeante. Ideal para acompañarlo con ostras, su maridaje típico y exquisito. Un delicioso vino que se puede beber ahora o que permite, a su vez, una larga guarda en botella, en donde madurará de maravillas.

Otro gran vino, pero tinto, es el Bahans Haut Brion 2006, segundo vino del histórico Château Haut Brion. Un dato de color es que a partir del año 2008 cambia el nombre de esta segunda etiqueta a “Le Clarence de Haut Brion”. De una producción limitadísima, solo 5000 cajas por año, el Bahans tiene las características de su hermano mayor, pero en vez de esperar 10 años para beberlo, este ejemplar está listo a los cinco años para su consumo óptimo. Clásico Bordeaux, se recomienda decantar para liberar todo su potencial aromático. Complejo, seductor y austero este vino quedará en su memoria por muchos años y beberlo es estar un poquito más cerca del Haut Brion, uno de los mejores vinos del mundo, por lejos. Y para acompañarlo nada mejor que un agneau (cordero) bordolés cocinado en su propio jugo.

Santé!

Por Ezequiel Schneer, Sommelier

 

Pontet Canet, con todo el encanto francés

Una bodega histórica que reúne la  magia de Bordeaux y una producción de vinos memorables.

Hace un par de años tuve la suerte de conocer la bodega Pontet Canet. Cuanta pasión y amor dedica la familia Tesseron a la viña! Además, el lugar es precioso responde al estilo del clásico Château francés, con las viñas alrededor del castillo.

La bodega está ubicada en Pauillac, una de las AOC más distinguidas de Bordeaux. Las variedades de uvas plantadas son mayormente Cabernet Sauvignon, seguida por la Merlot y muy poco de Cabernet Franc y Petit Verdot. Todo el cultivo es biodinámico, el sistema está diseñado para dar una pureza única a los vinos. Para trabajar los suelos se utilizan caballos, Reine, Opale and Kakou son los nombres de los simpáticos caballos de la raza Brittany. De esta manera, se evita el uso del tractor.  Por su parte, las uvas se cosechan en su momento óptimo de madurez polifenólica, para obtener el mejor vino.

Los caldos reposan 16 meses en barricas de roble francés, 60% de primer uso. Luego el vino descansa en botella hasta que logra su equilibrio con el roble. El vino resultante es legendario. Súper complejo, combina poder y elegancia. En las buenas cosechas tiene la calidad de un Premier Grand Cru Classè, a pesar de estar quinto en la clasificación de 1855. Se puede añejar muchísimos años, y su segundo vino Haut De Pontet es de primera calidad.

Uno de los mejores vinos de Francia, y quizás del mundo. Si tienen la oportunidad no dejen de probarlo!

Ezequiel Schneer, Sommelier.

 

El terroir del Champagne

El Champagne es uno de los vinos más particulares del mundo. Su proceso de elaboración es totalmente artesanal y el resultado final es único e inigualable.

Solo en un clima extremo como el de Champagne, en Francia, se pueden cultivar esas fantásticas uvas, llenas de nervio, acidez, fruta y mineralidad.

Al comienzo, Champagne era una zona elaboradora de vinos tranquilos, desde 1584 existe la casa Gosset, quien se proclama ser la casa de vinos más antigua de la región. Luego, de a poco, se fue descubriendo el Champagne con burbujas. No fue el monje Dom Perignon quien descubrió esta mágica bebida, pero sí lo perfeccionó mucho, guardándolo en botellas más gruesas, evitando así las peligrosas explosiones que ocurrían en las bodegas. También se le puede atribuir al monje la famosa frase: “Estoy bebiendo polvo de estrellas”.

En la actualidad, hay un gran número de bodegas en la Denominación de Origen, y se están cultivando uvas en nuevas regiones dentro de la denominación. Cada una de las bodegas tiene un portfolio de vinos bien definido. En general, dividido en tres líneas: los NV (non vintage), son caldos sin año, el entry level y el estilo de la casa, se elaboran mezclando vinos de diferentes años. Un escalón más arriba están los Vintage, son champañas que se elaboran cuando una añada es excepcional, y en la botella siempre llevan el año de la cosecha. Y como tope de línea están las Cuvèe Prestige, son las mejores uvas de las casas, representan toda la elegancia, prestigio y lujo en Champagne. Grandes nombres como Dom Perignon, Cristal, La Grand Anèe están en las cavas de los grandes coleccionistas del mundo.

Esta gran bebida con burbujas nunca pasa de moda y acompaña muy bien las comidas. Es refrescante, compleja y alegre. ¿Será el mejor vino del mundo ?

 

Para saber de vinos

¿Cómo y dónde catar los mejores vinos? Sugerencias para degustar vinos nacionales e importados.

Si hay algo en que todos los profesionales del mundo del vino están de acuerdo es que para llegar a ser un experto en la materia, hay que probar la mayor cantidad de vinos posibles. Y no solo de la Argentina, también de todo el mundo. El sentido del gusto hay que ejercitarlo diariamente, como un músculo.

Una buena opción para conocer nuevos caldos es asistir asiduamente a las distintas ferias de vinos que se llevan a cabo en el país. Una de las más destacadas es Vinos de Lujo, que todos los años se lleva a cabo en el hotel Alvear. En esta feria cada bodega presenta sus mejores exponentes y, afortunadamente, se descorchan todos los vinos, hasta los más caros. Otra ventaja es que todos los stands de las diferentes bodegas son atendidos por los mejores Sommeliers de la Argentina, como así también enólogos, ingenieros agrónomos y hasta los propios dueños. De esta manera, podemos hacer preguntas técnicas sobre cómo fue la vendimia, cuántos meses de paso por roble tuvo el vino, etc. El ambiente es súper agradable y distendido. Eso sí, recomiendo ir temprano, para catar con más tranquilidad y, por supuesto, escupir absolutamente todo.

¿Y para catar vinos importados?

Aquí el tema es más complejo, ya que es realmente difícil encontrar vinos de otros países. Por suerte hay unas pocas vinotecas que se especializan en este rubro. Lo fundamental es entender lo que cada región nos puede llegar a dar, tanto en aromas como en sabores. Y también entender la filosofía de cada productor.

Un buen plan para degustar caldos importados es reunirse con amigos amantes de Baco y comprar 4 o 5 botellas de vino del mismo país entre todos. Por ejemplo: se puede empezar por Chile o Uruguay, luego pasar por España, Italia y Francia. Una vez que estemos más instruidos, podemos hacer degustaciones de diferentes productores de una misma denominación de origen, por ejemplo Bordeaux. Si nos gusta la cocina y tenemos tiempo, podemos elaborar un menú regional especial, según el país que elijamos. Este es un mundo fascinante, divertido e interminable, por eso es mágico.