Su búsqueda "Valle de Uco"

Cosecha 2013 en Doña Paula

La bodega Doña Paula ofrece un completo reporte de la vendimia de este año. Un adelanto: los  vinos tintos presentan mucho color y una buena expresión de aromas a frutas frescas.

 

El factor climático es fundamental a la hora de comenzar la cosecha y determina cómo serán los pasos a seguir. El verano 2013  se presentó algo caluroso en enero, con una temperatura media 0,5 °C superior a la media de años anteriores, mientras que febrero tuvo una temperatura similar al promedio histórico pero con una mayor cantidad de días con temperaturas máximas por encima de 32 °C además de una amplitud térmica de 14 °C. Así, las uvas comenzaron su ciclo de madurez en forma acelerada.

En febrero Doña Paula inició la cosecha con el Sauvignon Blanc de finca Los Cerezos, Tupungato, Valle de Uco. La cosecha se lleva a cabo en tres momentos para obtener diferentes perfiles aromáticos: frescos (piracinas), cítricos y tropicales. Y además, se realiza por hileras, en forma diferenciada dentro de cada cuartel, para cosechar en el momento óptimo cada variedad.

Las uvas blancas tuvieron una sanidad excelente por las bajas lluvias registradas entre enero y febrero: 59,2 mm (47% menor al promedio histórico). Las tintas tuvieron un comportamiento dividido: los cuarteles más precoces de Malbec de la finca El Alto (Ugarteche) se cosecharon en la primera quincena de marzo, tras lo cual (entre el 13 y el 21 de marzo) ingresó un frente frío importante, con lluvias, que retrasó la madurez del resto de los cuarteles que no se habían cosechado aún. Así, el mes de marzo se presentó 2,6 °C más frío en promedio. El clima, que volvió a ser cálido al final de marzo y en abril, determinó que las uvas tuvieran una madurez excelente, aunque fue necesario esperar a que las uvas se concentren por el efecto de dilución producido por las lluvias.

Con respecto a los rendimientos, los registros indican que las uvas blancas han tenido una producción 22% superior a lo que se esperaba (alrededor de 13.000 kg/ha), mientras que las uvas tintas estarán alrededor de 9.000 kg/ha (4% por encima de lo esperado).

Sauvignon Blanc, el vino blanco del momento

Y sí, una vez más se viene la primavera, todos estamos en busca de vinos más suaves y refrescantes. Hay que dejar atrás los tintos pesados y los braseados invernales. Nada mejor que un Sauvignon Blanc, y cada región tiene su estilo.

La gran característica de esta uva es su alta acidez, que siempre nos invita a un nuevo trago.

Su cuna es en el Valle del Loira, Francia, de donde salen a mi gusto los mejores ejemplares. La famosa denominación de Origen “Sancerre” produce quizás uno de los vinos más acerados y minerales que existen. El suelo calcáreo de esta región y su clima extremo, son el secreto su personalidad. Son vinos cautivantes, austeros que siempre nos dejan con ganas de más. Ideales como aperitivo, su maridaje más famoso es con el queso de cabra Crottin de Chavignol. Por sus notas cítricas, combina muy bien con frutos de mar y pescados grillados. La denominación vecina “Pouilly Fume” también produce vinos excelentes de la misma variedad con características similares. Al Pouilly personalmente le encuentro más aromas a espárragos.

Hay otra región del mundo que elabora 100 % Sauvignon Blancs de calidad superior,  Nueva Zelanda. Los de mejor calidad salen de Marlborough, donde ya hace más de 20 años que hacen Sauvignon de excepción. La fama empezó con la etiqueta Cloudy Bay, pero en la actualidad hay más de 200 bodegas en producción y entre ellas una de las mejores es Saint Clair. Son vinos súper aromáticos, con una paleta de descriptores muy amplia, de los más intensos del mundo. Limón, espárragos, hierbas, pasto, mineral y frutas de carozo son algunos aromas que predominan en un Sauvignon neozelandes. En boca son fáciles de tomar y, por supuesto, con una acidez alta y refrescante. Para los que empiezan a catar vinos, son ideales, ya que sus aromas son muy fáciles de captar.

En Argentina, en el Valle de Uco, Mendoza, tenemos los mejores exponentes. Gracias a su clima frío y a la altitud, esta variedad se adaptó de maravillas. Bodegas como Doña Paula, Tapiz, Pulenta Estate y Zorzal Wines, entre muchas otras, tienen destacados Sauvignon Blancs. Aromas a durazno, cítricos y dejos minerales, en boca son súper refrescantes, buenos compañeros como aperitivo o de platos ligeros. En Gualtallary se están elaborando y son realmente diferentes!.

Ezequiel Schneer, Sommelier

Nuevo Malbec de Valle de Uco: Cayú 2007

Son seis amigos y  sus apellidos están muy ligados al mundo del vino. El proyecto, denominado LTU Wines, está liderado por Julio Lasmartres, Mario y Ricardo Toso, de Argentina, y Tomás Larraín, Alfonso y Cristóbal Undurraga, de Chile; todos ellos, unidos por una misma pasión y un legado familiar compartido.

La bodega cuenta  con dos etiquetas en el mercado, pero lo llamativo es que es que solo elaboran una sola por año. ¿Por qué ? La respuesta es simple: tienen un Single Vineyard de Malbec en La Consulta, en el corazón del Valle de Uco medocino. Cuando la añada es excelente el vino sale al mercado con la etiqueta “LTU” y, en años promedio, se elabora el “Cayu”.

LTU wines (LTU simplemente son las iniciales de los apellidos de los socios) tiene como premisa elaborar vinos de “Terroir”, y realmente lo logran. Los vinos se expresan puros, fieles a su terruño, así lo comprobamos en cada copa.

El Cayú 2007  es un Malbec de aromas finos, donde el cedro se mezcla con la típica ciruela madura y  las notas florales. En boca la entrada es elegante, su paso por boca amable, de taninos maduros y final medio. Un vino con clase.

Por su parte, el LTU tiene las mismas características pero mucho más acentuadas, con taninos más marcados que nos permiten una guarda prolongada. Un gran vino que con los años de buena guarda se pondrá a punto. Esta etiqueta estará disponible a partir de septiembre próximo.

Este serio proyecto nos demuestra una vez más todo el potencial del suelo mendocino para elaborar caldos de excepción. Uno de los sueños de LTU es elaborar el vino perfecto, pero a pesar de su pedigree solo están convencidos de una cosa: “que todavía tienen mucho para aprender”.  Y, en este camino se van perfeccionado añada a añada.

 

 

Bodega Zorzal en Grand Cru

“Tan dramática y temperamental como una espina, tan romántica y estremecedora como una rosa, es esta misteriosa dualidad la que envuelve la personalidad argentina”.

Con esta reveladora frase nos recibe la bodega Zorzal en su página Web. La bodega está situada en el Valle de Uco, Tupungato, en el distrito de Gualtallary, a 1350 msnm. Esta región tiene una personalidad única. El suelo es rocoso y pobre en materia orgánica que favorece al cultivo de la vid. El valle es muy frío en invierno y los veranos son muy cálidos. Las lluvias no superan los 200 mm por año, por lo tanto los viñedos cuentan con irrigación artificial. Gualtallary es, sin dudas, la nueva gran región mendocina tanto por su ubicación privilegiada como por su terroir especial y diferente.

 La flamante bodega cuenta con toda la tecnología de última generación y está ubicada a 1350 msnm, lo que la convierte probablemente en la bodega más alta de Mendoza.

El enólogo consultor es Matías Michelini, quien tiene una gran trayectoria como hacedor de vinos, tanto en reconocidas bodegas de Mendoza como también de Francia. El enólogo residente es su hermano menor, Juan Pablo Michelini, de tan solo 28 años. Conocer a Juan Pablo personalmente me bastó para darme cuenta de su pasión por los vinos que elabora. Al degustar los vinos de Zorzal se nota la alta calidad y personalidad de sus vinos. Siempre frescos y complejos, en toda su línea, tanto la clásica como la reserva. La línea Top se llama Climax y cuenta con un Malbec y un Blend, son vinos serios y con un gran potencial de guarda, que ya fueron galardonados en importantes concursos vitivinícolas, como el Wine Argentine Awards, con un Trophy por el mejor Malbec por sobre u$$ 50.

 Un dato especial para darse cuenta de la pasión de estos jóvenes emprendedores, es que en la bodega hay música permanente, aunque no haya personas, la música suena para que los vinos adquieran una sensibilidad extra, quizá como Juan Pablo que además de ser enólogo, también es un apasionado por la guitarra y sus sonidos.

Todos los amantes del vino, estamos más que contentos con estos nuevos vinos!!

Ezequiel Schneer, Sommelier