Su búsqueda "Vinos Blancos"

Cosecha 2013 en Doña Paula

La bodega Doña Paula ofrece un completo reporte de la vendimia de este año. Un adelanto: los  vinos tintos presentan mucho color y una buena expresión de aromas a frutas frescas.

 

El factor climático es fundamental a la hora de comenzar la cosecha y determina cómo serán los pasos a seguir. El verano 2013  se presentó algo caluroso en enero, con una temperatura media 0,5 °C superior a la media de años anteriores, mientras que febrero tuvo una temperatura similar al promedio histórico pero con una mayor cantidad de días con temperaturas máximas por encima de 32 °C además de una amplitud térmica de 14 °C. Así, las uvas comenzaron su ciclo de madurez en forma acelerada.

En febrero Doña Paula inició la cosecha con el Sauvignon Blanc de finca Los Cerezos, Tupungato, Valle de Uco. La cosecha se lleva a cabo en tres momentos para obtener diferentes perfiles aromáticos: frescos (piracinas), cítricos y tropicales. Y además, se realiza por hileras, en forma diferenciada dentro de cada cuartel, para cosechar en el momento óptimo cada variedad.

Las uvas blancas tuvieron una sanidad excelente por las bajas lluvias registradas entre enero y febrero: 59,2 mm (47% menor al promedio histórico). Las tintas tuvieron un comportamiento dividido: los cuarteles más precoces de Malbec de la finca El Alto (Ugarteche) se cosecharon en la primera quincena de marzo, tras lo cual (entre el 13 y el 21 de marzo) ingresó un frente frío importante, con lluvias, que retrasó la madurez del resto de los cuarteles que no se habían cosechado aún. Así, el mes de marzo se presentó 2,6 °C más frío en promedio. El clima, que volvió a ser cálido al final de marzo y en abril, determinó que las uvas tuvieran una madurez excelente, aunque fue necesario esperar a que las uvas se concentren por el efecto de dilución producido por las lluvias.

Con respecto a los rendimientos, los registros indican que las uvas blancas han tenido una producción 22% superior a lo que se esperaba (alrededor de 13.000 kg/ha), mientras que las uvas tintas estarán alrededor de 9.000 kg/ha (4% por encima de lo esperado).

Torrontés, la gran cepa blanca de la Argentina

Pocas regiones vitivinícolas pueden vanagloriarse de tener una cepa única e irrepetible en el resto del mundo. Argentina puede hacerlo con la Torrontés.

Sobre su origen hay varias versiones. Algunos dicen que es de origen gallego y otros que es una mutación del cepaje Moscatel. Pero hay algo en lo que todos coinciden: en la Argentina tiene su mayor grado de expresividad.

Se cultiva en todas las regiones del país, desde la Patagonia, con exponentes austeros y con un alto nivel de acidez, pasando por Mendoza donde se expresa suave y elegante, hasta llegar a los Calles Calchaquíes, más precisamente en Cafayate, Salta, donde la Torrontés reina. En esta magnética y pintoresca región, la variedad saca a la luz sus mejores cualidades, es súper aromática y tiene una fuerte personalidad. Con una gran amplitud térmica entre el día y la noche, las estaciones del año bien marcadas y un cultivo casi orgánico naturalmente, el resultado es excepcional: se cosechan uvas sanas  que, en su grado óptimo de madurez, se transforman en vinos de alta calidad muy apreciados por los consumidores de todo el mundo.

Los aromas de la Torrontés son muy variados, predominan las flores blancas como el jazmín, las frutas blancas de carozo, algunos toques cítricos y, en los mejores exponentes,  se percibe una nota mineral que le aporta complejidad. En boca se destacan por su cuerpo lleno, sabores agradables  al paladar y,  en su mayoría, secos. Son ideales para acompañar los platos regionales norteños, como también ceviches y comida Thai, entre otros platos.

Estilos y etiquetas

Hoy tenemos dos estilos bien marcados de Torrontés, el tradicional, donde lo rústico, el terroir y lo aromático está presente y, otro estilo, más elegante, que logra ejemplares más suaves y elegantes. También hay versiones dulces muy buenas, con buen equilibrio dulzor-acidez, ideales para acompañar con una tabla de quesos.

Para no dejar de probar el Doña Paula Estate Torrontés 2010 del  Valle de Cafayate y el Tapiz Clásico Torrontés 2011 hecho con uvas de La Rioja. Son vinos agradables, bebibles y siempre tienen una relación costo-beneficio imbatible.

Para saber de vinos

¿Cómo y dónde catar los mejores vinos? Sugerencias para degustar vinos nacionales e importados.

Si hay algo en que todos los profesionales del mundo del vino están de acuerdo es que para llegar a ser un experto en la materia, hay que probar la mayor cantidad de vinos posibles. Y no solo de la Argentina, también de todo el mundo. El sentido del gusto hay que ejercitarlo diariamente, como un músculo.

Una buena opción para conocer nuevos caldos es asistir asiduamente a las distintas ferias de vinos que se llevan a cabo en el país. Una de las más destacadas es Vinos de Lujo, que todos los años se lleva a cabo en el hotel Alvear. En esta feria cada bodega presenta sus mejores exponentes y, afortunadamente, se descorchan todos los vinos, hasta los más caros. Otra ventaja es que todos los stands de las diferentes bodegas son atendidos por los mejores Sommeliers de la Argentina, como así también enólogos, ingenieros agrónomos y hasta los propios dueños. De esta manera, podemos hacer preguntas técnicas sobre cómo fue la vendimia, cuántos meses de paso por roble tuvo el vino, etc. El ambiente es súper agradable y distendido. Eso sí, recomiendo ir temprano, para catar con más tranquilidad y, por supuesto, escupir absolutamente todo.

¿Y para catar vinos importados?

Aquí el tema es más complejo, ya que es realmente difícil encontrar vinos de otros países. Por suerte hay unas pocas vinotecas que se especializan en este rubro. Lo fundamental es entender lo que cada región nos puede llegar a dar, tanto en aromas como en sabores. Y también entender la filosofía de cada productor.

Un buen plan para degustar caldos importados es reunirse con amigos amantes de Baco y comprar 4 o 5 botellas de vino del mismo país entre todos. Por ejemplo: se puede empezar por Chile o Uruguay, luego pasar por España, Italia y Francia. Una vez que estemos más instruidos, podemos hacer degustaciones de diferentes productores de una misma denominación de origen, por ejemplo Bordeaux. Si nos gusta la cocina y tenemos tiempo, podemos elaborar un menú regional especial, según el país que elijamos. Este es un mundo fascinante, divertido e interminable, por eso es mágico.

Sauvignon Blanc, el vino blanco del momento

Y sí, una vez más se viene la primavera, todos estamos en busca de vinos más suaves y refrescantes. Hay que dejar atrás los tintos pesados y los braseados invernales. Nada mejor que un Sauvignon Blanc, y cada región tiene su estilo.

La gran característica de esta uva es su alta acidez, que siempre nos invita a un nuevo trago.

Su cuna es en el Valle del Loira, Francia, de donde salen a mi gusto los mejores ejemplares. La famosa denominación de Origen “Sancerre” produce quizás uno de los vinos más acerados y minerales que existen. El suelo calcáreo de esta región y su clima extremo, son el secreto su personalidad. Son vinos cautivantes, austeros que siempre nos dejan con ganas de más. Ideales como aperitivo, su maridaje más famoso es con el queso de cabra Crottin de Chavignol. Por sus notas cítricas, combina muy bien con frutos de mar y pescados grillados. La denominación vecina “Pouilly Fume” también produce vinos excelentes de la misma variedad con características similares. Al Pouilly personalmente le encuentro más aromas a espárragos.

Hay otra región del mundo que elabora 100 % Sauvignon Blancs de calidad superior,  Nueva Zelanda. Los de mejor calidad salen de Marlborough, donde ya hace más de 20 años que hacen Sauvignon de excepción. La fama empezó con la etiqueta Cloudy Bay, pero en la actualidad hay más de 200 bodegas en producción y entre ellas una de las mejores es Saint Clair. Son vinos súper aromáticos, con una paleta de descriptores muy amplia, de los más intensos del mundo. Limón, espárragos, hierbas, pasto, mineral y frutas de carozo son algunos aromas que predominan en un Sauvignon neozelandes. En boca son fáciles de tomar y, por supuesto, con una acidez alta y refrescante. Para los que empiezan a catar vinos, son ideales, ya que sus aromas son muy fáciles de captar.

En Argentina, en el Valle de Uco, Mendoza, tenemos los mejores exponentes. Gracias a su clima frío y a la altitud, esta variedad se adaptó de maravillas. Bodegas como Doña Paula, Tapiz, Pulenta Estate y Zorzal Wines, entre muchas otras, tienen destacados Sauvignon Blancs. Aromas a durazno, cítricos y dejos minerales, en boca son súper refrescantes, buenos compañeros como aperitivo o de platos ligeros. En Gualtallary se están elaborando y son realmente diferentes!.

Ezequiel Schneer, Sommelier

Vinos blancos diferentes: Viognier, Pinot Gris y Torrontés

Se viene la primavera y es época de blancos: si te aburrieron los Chardonnay o Sauvignon Blanc, no te pierdas estas opciones de vinos frescos.

 Hay una gran variedad de estilos de vinos que se pueden elaborar a partir de estas dos uvas, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Con solo pensar, aparecen ejemplares monumentales tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo. Pero también existen otras variedades blancas que nos dan vinos soberbios, y por supuesto, diferentes.

La Viognier fue rescatada del olvido hace unos años. Originaria del Valle del Rodano, donde subsistían unas pocas hectáreas en la pequeña DOC Condrieu, esta variedad empezó a ser plantada en al mundo. Se adapta muy bien a climas cálidos, en  Mendoza por ejemplo. Viña Doña Paula produce uno excepcional: el “Naked Pulp”. Los viñedos fueron plantados a más de 1000 msnm, donde los días son cálidos pero las noches son frescas. Este vino tiene aromas a damascos, flores y especias y reposa durante diez meses en roble nuevo francés, lo que le aporta una gran amplitud en boca. Es elegante y de final refrescante gracias a su natural acidez.

Otra variedad que me cautiva es la Pinot Gris. Esta uva originaria de Borgoña se da muy bien en Alsacia, donde se cultiva hace cientos de años. En Mendoza hay muy pocas hectáreas cultivadas de esta variedad y la bodega Pulenta Estate elabora un Pinot Gris de una calidad asombrosa. De aromas florales y cítricos y con una acidez vibrante en boca es un vino ideal para servir como aperitivo o acompañar frutos de mar.

Y cómo no vamos a hablar de nuestra uva insignia, la Torrontés. Esta variedad solo se cultiva en la Argentina por lo que es única en el mundo. Hoy salimos de Cafayate, donde es reina y nos vamos a la provincia de La Rioja que también da vinos sublimes. El Zolo Torrontés de Bodega Tapiz es un vino puro, sin paso por roble, donde los aromas a jazmines y duraznos se mezclan con notas cítricas de limas. En boca es suave y refrescante. De cuerpo medio. Un vino para acompañar comidas regionales, como un locro con salsa picante. Combina a la perfección.

Estas son algunas opciones para seguir perfeccionando nuestro paladar!

Ezequiel Schneer, Sommelier.

Semana Revolución Francesa en Grand Cru

Este año conmemoramos el 222 aniversario de la Revolución Francesa, una de las transformaciones políticas y sociales más trascendentes del Siglo XVIII, y lo celebramos con una promoción única. 

En la semana del 11 al 16 de julio, le ofrecemos un beneficio exclusivo: 25% OFF en nuestra amplia colección de vinos franceses. Descubra las bodegas referentes del país galo y una selección de prestigiosas etiquetas de
Bordeaux, Bourgogne, Vallée du Rhone, Val de Loire, Sauternes y otras regiones.

Una propuesta especial para degustar vinos excepcionales que han obtenido altos puntajes de la crítica internacional, por las revistas de prestigiosa trayectoria como Wine Spectator y Wine Advocate, de Robert Parker,

Leer más »