Su búsqueda "Vinos Torrontés"

Torrontés, la gran cepa blanca de la Argentina

Pocas regiones vitivinícolas pueden vanagloriarse de tener una cepa única e irrepetible en el resto del mundo. Argentina puede hacerlo con la Torrontés.

Sobre su origen hay varias versiones. Algunos dicen que es de origen gallego y otros que es una mutación del cepaje Moscatel. Pero hay algo en lo que todos coinciden: en la Argentina tiene su mayor grado de expresividad.

Se cultiva en todas las regiones del país, desde la Patagonia, con exponentes austeros y con un alto nivel de acidez, pasando por Mendoza donde se expresa suave y elegante, hasta llegar a los Calles Calchaquíes, más precisamente en Cafayate, Salta, donde la Torrontés reina. En esta magnética y pintoresca región, la variedad saca a la luz sus mejores cualidades, es súper aromática y tiene una fuerte personalidad. Con una gran amplitud térmica entre el día y la noche, las estaciones del año bien marcadas y un cultivo casi orgánico naturalmente, el resultado es excepcional: se cosechan uvas sanas  que, en su grado óptimo de madurez, se transforman en vinos de alta calidad muy apreciados por los consumidores de todo el mundo.

Los aromas de la Torrontés son muy variados, predominan las flores blancas como el jazmín, las frutas blancas de carozo, algunos toques cítricos y, en los mejores exponentes,  se percibe una nota mineral que le aporta complejidad. En boca se destacan por su cuerpo lleno, sabores agradables  al paladar y,  en su mayoría, secos. Son ideales para acompañar los platos regionales norteños, como también ceviches y comida Thai, entre otros platos.

Estilos y etiquetas

Hoy tenemos dos estilos bien marcados de Torrontés, el tradicional, donde lo rústico, el terroir y lo aromático está presente y, otro estilo, más elegante, que logra ejemplares más suaves y elegantes. También hay versiones dulces muy buenas, con buen equilibrio dulzor-acidez, ideales para acompañar con una tabla de quesos.

Para no dejar de probar el Doña Paula Estate Torrontés 2010 del  Valle de Cafayate y el Tapiz Clásico Torrontés 2011 hecho con uvas de La Rioja. Son vinos agradables, bebibles y siempre tienen una relación costo-beneficio imbatible.

Vinos blancos diferentes: Viognier, Pinot Gris y Torrontés

Se viene la primavera y es época de blancos: si te aburrieron los Chardonnay o Sauvignon Blanc, no te pierdas estas opciones de vinos frescos.

 Hay una gran variedad de estilos de vinos que se pueden elaborar a partir de estas dos uvas, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Con solo pensar, aparecen ejemplares monumentales tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo. Pero también existen otras variedades blancas que nos dan vinos soberbios, y por supuesto, diferentes.

La Viognier fue rescatada del olvido hace unos años. Originaria del Valle del Rodano, donde subsistían unas pocas hectáreas en la pequeña DOC Condrieu, esta variedad empezó a ser plantada en al mundo. Se adapta muy bien a climas cálidos, en  Mendoza por ejemplo. Viña Doña Paula produce uno excepcional: el “Naked Pulp”. Los viñedos fueron plantados a más de 1000 msnm, donde los días son cálidos pero las noches son frescas. Este vino tiene aromas a damascos, flores y especias y reposa durante diez meses en roble nuevo francés, lo que le aporta una gran amplitud en boca. Es elegante y de final refrescante gracias a su natural acidez.

Otra variedad que me cautiva es la Pinot Gris. Esta uva originaria de Borgoña se da muy bien en Alsacia, donde se cultiva hace cientos de años. En Mendoza hay muy pocas hectáreas cultivadas de esta variedad y la bodega Pulenta Estate elabora un Pinot Gris de una calidad asombrosa. De aromas florales y cítricos y con una acidez vibrante en boca es un vino ideal para servir como aperitivo o acompañar frutos de mar.

Y cómo no vamos a hablar de nuestra uva insignia, la Torrontés. Esta variedad solo se cultiva en la Argentina por lo que es única en el mundo. Hoy salimos de Cafayate, donde es reina y nos vamos a la provincia de La Rioja que también da vinos sublimes. El Zolo Torrontés de Bodega Tapiz es un vino puro, sin paso por roble, donde los aromas a jazmines y duraznos se mezclan con notas cítricas de limas. En boca es suave y refrescante. De cuerpo medio. Un vino para acompañar comidas regionales, como un locro con salsa picante. Combina a la perfección.

Estas son algunas opciones para seguir perfeccionando nuestro paladar!

Ezequiel Schneer, Sommelier.